Día de los Océanos

Ayer celebramos el Día de los Océanos y como no podía ser de otra manera, lo hicimos con libros. Como hacemos era miércoles y los miércoles LEEMOS EN INGLÉS elegimos una cuidada selección de lecturas en lengua inglesa que nos encantan, nos divierten y además nos enseñan a cuidar el medioambiente. Aquí os dejamos alguna sugerencia.

Book Reviews for Somebody Swallowed Stanley By Sarah Roberts and Hannah  Peck | Toppsta

Somebody swallowed Stanley de Sarah Roberts es una curiosa historia sobre el viaje de una bolsa de plástico que acaba en el mar por imprudencia  de los seres humanos. Allí no solo no encuentra su lugar sino que además dificulta la vida de algunos de los animales que viven en el agua, hasta el punto de impedirles respirar.

Under the Ocean de Anouck Boisrobert y Louis Rigaud es una bellísima historia en pop- up sobre todos los secretos que esconden los oceános. Nosotros desde arriba solo vemos una milésima parte de su riqueza y de su diversidad, asi que si queremos disfrutarla, tenemos también que aprender a cuidarla.

Save the Ocean de Bethany Stahl es una «cautionary tale» sobre las sencillas acciones que podemos llevar a cabo para mantener los océanos limpios y alejar el plástico de las costas. Pertenece a una colección muy recomendable para compartir con los más pequeños y además disfrutar con los ilustraciones.

The Ocean: Touch and Explore de Nathalie Choux es un libro informativo con un montón de animales marinos que nos ayudan a descubrir la riqueza del mar y a disfrutar con sus colores, sus formas y sus nombres en inglés. Una curiosa forma de acercarle esta temática de los más pequeños de la casa mientras descubren nuevas palabras en lengua inglesa.

Y por último os dejamos con un cortometraje que nos ha conmovido. Ayer al terminar las sesiones lo compartimos con los curiosos que nos acompañan en las sesiones y fue muy bonito escucharles reflexionar en voz alta sobre este tema, empatizar con el trabajo duro de la ballena y alegrarse cuando conseguía limpiar el fondo con ayuda del resto de animales. Quizas con estos sencillos ejemplos vayamos poco a poco cambiamos nuestros hábitos y podamos alejar el plástico de nuestras vidas o al menos reciclarlo.